Velar por la seguridad es el principal valor añadido que ofrecemos a nuestros clientes. Betaman Cobertes elabora un plano del proyecto previo a la instalación para proceder con seguridad a la colocación de las líneas de vida. Hay que tener en cuenta que el trabajo en las cubiertas es muy peligroso ya que podemos encontrarnos con traslúcidas, placas que permiten la entrada de luz natural, que se rompen con mucha facilidad si se pisan. Las líneas de vida en este caso cumplen un papel fundamental. Además, en nuestro plano se detectan las traslúcidas, se señalizan para que no haya errores y se pisen sin querer provocando accidentes fatales, y se fijan las líneas de vida necesarias para un correcto y seguro movimiento por la cubierta, permitiendo desarrollar el trabajo de mantenimiento en altura sin problemas ni accidentes innecesarios.

 

Otro de los puntos conflictivos que tenemos muy en cuenta en BETAMAN cuando procedemos a una instalación de líneas de vida es el de las cumbreras, la punta de la cubierta que no tiene ningún tipo de protección. El peligro de esta zona de la cubierta es tal que un fallo puede producir una caída libre a la calle si se está trabajando. Por este motivo, nuestros profesionales aseguran también esta zona para evitar accidentes laborales. El punto de acceso a la cubierta es otra zona que hay que tener controlada. Por ello, la escalera para que los operarios suban y bajen está anclada tanto al operario como al puesto fijo para evitar caídas contra el suelo. Cada proyecto de líneas de vida para los operarios se cuida al detalle por parte del equipo de BETAMAN. En cada proyecto están previstos todos los elementos de seguridad para evitar caídas al suelo desde diferentes niveles, porque nuestro principal objetivo es la máxima seguridad en altura.